Sweet Harmony

Relative Something

DSCN3836e Yes, Hunter and Cayenne sharing a hay feeder.

It’s hard to describe how precious it feels to now see Hunter side by side with the other horses grazing at the hay feeders.

When I first put those boxes out last year, I wasn’t sure how well the new setup would work. I wanted the horses to be able to feed at them, 2-at-a-time, but it wasn’t to be for Hunter. He was either not welcomed by the others, or just not comfortable stepping up to the “table” while someone was already there.

The signals are often so subtle that I miss them entirely, but occasionally I would witness a simple shift of position or nod of a head which communicated clear enough to an approaching horse that they should just stay where they are. My standing near, trying to invite a horse in, would not be enough to override whatever…

View original post 114 more words

Hunter Changes

How many times we let our story to defines us, not even giving a chance to see the gold that we have inside?

Relative Something

I’ve been meaning for some time to describe how much, and how quickly, our horse Hunter demonstrated new behavior after Dunia began training his attention and responses, upon which Cyndie and I then experienced the epiphany to re-frame how we had always perceived him.

DSCN3829e Hunter, moving too fast for my camera positioning.

Within a single day we began to see a series of disruptions among the three chestnuts of our herd, but primarily between Hunter and Cayenne. Prior to Hunter’s new displays of confidence, he was subordinate to Cayenne. She would pin her ears back and he would submit to whatever direction she dictated.

All of a sudden Cayenne was finding she no longer had total command over Hunter. He was pushing back with emphasis. There were times during their little spats of positioning to send a message with a good swift kick, where neither would back down and the…

View original post 203 more words

LOS CABALLOS Y LOS LIDERES LEGENDARIOS

Muchas veces nos preguntamos ¿Cuál es la habilidad que tienen algunas personas para dirigir e inspirar la excelencia, mientras que otras dirigen con un enfoque que hace que su personal realice el mínimo necesario para sobrevivir? Linda Kohanov la autora del Best Seller The Tao of Equs, nos cuenta que  los estudios han demostrado que la comunicación constituye parte importante de este éxito.  La comunicación verbal representa sólo el 10% de nuestra comunicación, el otro 90% no lo utilizamos.

¿Qué pasa con el otro 90%? ¿Qué pasa con el atributo llamado Presencia de Liderazgo? Continue reading “LOS CABALLOS Y LOS LIDERES LEGENDARIOS”

MIEDO…

Miedo al rechazo

miedo a ser aceptado

miedo al fracaso

miedo a triunfar

miedo a ser

miedo a no ser

miedo a renunciar

miedo a aceptar

miedo a reir

miedo a llorar

miedo a subir

miedo a bajar

miedo a los demás

miedo a nosotros mismos

miedo a seguir

miedo a parar

tenemos miedo a morir y vivimos con miedo…

El miedo paraliza, el miedo avanza y no para. Nos roba nuestro derecho a ser.

¿Rechazarlo? ?¿Odiarlo? ¿Esconderlo?

No.

Si lo aceptamos, lo  amamos, lo apreciamos y lo valoramos, sabremos el mensaje detrás del miedo para seguir adelante sin miedo, cumpliedo nuestros sueños, viviendo intensamente..

oceano.

C´Ubuntu

SI EXISTE LA PACIENCIA, EL ÉXITO ESTA GARANTIZADO…

Los animales de presa son pacientes, para ellos correr está estrictamente vinculado con el miedo.

¿Porqué corremos? ¿Porqué apresuramos todo?

Cuando nuestros hijos son pequeños, queremos que sean grandes, planificamos su vida a futuro, los visualizamos siendo un hombre o una mujer de bien, graduados con familia y todo.  Nos perdemos los primeros años de sus vidas o quizá muchos años de sus vidas tratando de hacer personas perfectas para el futuro. Muchos hasta decimos “cuando seas grande lo agradecerás”. Corremos siempre, trabajamos todo el día, “luchamos por un futuro mejor”, pero en realidad, ¿que es el futuro? ¿para qué futuro estamos trabajando? Ni siquiera sabemos si habrá tal futuro.

Y cuando se llega al futuro, los hijos no quieren saber nada de sus padres. Los padres le dicen: “me sacrifique por ti y así me pagas”. El hijo responde, “nadie te pidió que te sacrificaras, lo único que necesitaba era tu amor y comprensión”.

El presente es lo único cierto que tenemos, debemos disfrutarlo al máximo. Sin prisas, sin carreras, sin desgastes innecesarios. Muchos decimos que confiamos en Dios, pero si fuera así, esperaríamos confiados que todo se arreglará de manera que Dios lo quiera y como un río siempre encontrará su cause. Nuestro trabajo, únicamente es dar amor, recibir amor, trabajar el tiempo prudente, descansar, gozar y compartir.

Corremos para llegar a trabajar, para llegar a recoger a los niños, para llegar al banco, a conferencias, reuniones… prácticamente todo el tiempo estamos corriendo, la prisa nos acompaña.

¿A donde corremos? ¿de qué corremos? ¿porqué corremos? Corremos muchas veces de nuestra realidad, huimos de donde no queremos estar y de la compañía que no entendemos y que no queremos… nosotros mismos.

Los caballos relacionan la prisa y las carreras con miedo, esto es porque los caballos cuando mandan físicamente la señal de correr es porque algo grave va pasar o algo los persigue, deben huir tan rápido como puedan.

ecuador

Con los caballos he podido aprender la técnica de Wu Wei, que no es más que estar con los caballos y permanecer allí, sin hacer nada. Sin leer, sin escuchar música, sin hablar, sin hacer nada, simplemente contemplar el área, los ruidos de la naturaleza, compartiendo el espacio con mi caballo.   Cuando sienten mi energía equilibrada y la tranquilidad y silencio del alma, muchas veces se acercan, acercan su nariz a mi, los acaricio sin esperar nada y luego se van. Estamos compartiendo únicamente el lugar.

Si experimentamos amar a los nuestros, darles todo nuestro cariño, comprenderlos, escucharlos y disfrutar juntos del arte de no hacer nada de vez en cuando, seremos como el río que corre libremente.